«El cine de mi padre tropezaría hoy con lo políticamente correcto»

Betty Bigas, la hija del cineasta Bigas Luna, estuvo ayer en Valencia para asistir al debate ‘Nuevos paradigmas y territorios del arte contemporáneo’, iniciativa enmarcada en el proyecto internacional ‘El ojo que mira Bigas Luna’, un homenaje al director de ‘Jamón, jamón’ y ‘Son de mar’. Betty Bigas, artista y promotora de creadores, recordó el carácter visionario de su padre y se mostró partidaria de apostar por Valencia para su actividad, como en su día hizo Bigas Luna al rodar tres de sus películas en la capital del Turia.

–’El ojo que mira Bigas Luna’, que rinde homenaje al cineasta, arranca en Valencia. ¿Por qué se ha escogido esta ciudad?

–Siempre ha sido gran referencia en el arte contemporáneo. Es la ciudad ideal, con la que mi padre siempre tuvo gran conexión, incluso con la gastronomía. Veníamos muchas veces a comer paellas.

–¿Qué aportó Bigas Luna al séptimo arte?

–Nuevas maneras de hacer cine. Fue un visionario. Experimentó con la vida cotidiana y la inventiva surrealista. Además, inspiró a otros a través de los talleres que realizaba y de los que salieron videoartistas.

–¿Cree que los temas que abordaba su padre en sus producciones tropezarían hoy con las cuestiones de lo políticamente incorrecto ante posiciones feministas por mostrar situaciones que quizás se vieran como machistas?

–Sí. Siempre fue un transgresor, inventando nuevas maneras de explicar la vida cotidiana. Y podría ser que se le viera como políticamente incorrecto, según las opiniones. Pero yo creo en la libertad de expresión.

–¿Esos planteamientos que algunos podrían considerar políticamente incorrectos, le habrían ocasionado problemas para rodar?

–Ya los tuvo en su momento y podría volverlos a tener. No sería nada nuevo, pero como ya he comentado creo en la libertad de expresión.

–Su padre apostó por Valencia para tres de sus películas. ¿Haría usted lo mismo por esta ciudad para la actividad creativa y la promoción de artistas a la que se dedica?

–Por supuesto, con un sí rotundo. Es una ciudad que me gusta especialmente. Ahora estoy en trámite para abrir una residencia de artistas en Tarragona y me gustaría ver otras posibilidades, podría ser exportable a Valencia. Pero ahora el espacio lo tengo en Tarragona. Eso no quiere decir que no puedan venir artistas valencianos.

–Asistió ayer al debate incluido en el proyecto, ‘Nuevos paradigmas y territorios del arte contemporáneo español’. Como especialista, ¿hacia dónde cree que camina el futuro del arte español?

–La tecnología será muy importante, pero paradójicamente, esta siempre vuelve al punto de origen. Da más posibilidades de promoción y difusión del arte. Ahora estoy trabajando con una empresa americana para enseñar arte a través de las pantallas, como una manera de incitar a ir a ver la obra.

–El debate se celebró en el IVAM. ¿Cómo ve este museo dentro del panorama museístico español?

–Es un museo de referencia que empieza a ser conocido internacionalmente. He visto que tiene relación con otros museos de distintas países y eso ofrece una posibilidad muy interesante.

Información extraída de Las Provincias